Clase obrera de Corpivensa rememoró el 26° aniversario del “Por Ahora”

Karelis González / Prensa Corpivensa.- Con espíritu de lucha, sentimiento patriota y el verbo encendido del Comandante Hugo Chávez retumbando en su memoria, la clase obrera de la Corporación de Industrias Intermedias de Venezuela (Corpivensa) se concentró en la avenida Urdaneta, en Caracas, para conmemorar el 26° aniversario de la rebelión cívico-militar del 4 de febrero de 1992, fecha que reivindica la moral y dignidad de un pueblo que se vio sometido a las políticas del capitalismo durante la IV República.

En aquel histórico día de despertar popular, un hombre llamado Hugo Chávez Frías asumió la responsabilidad de la insurrección militar y salió publicamente a reconocer que “lamentablemente, por ahora, los objetivos planteados no fueron logrados en la ciudad capital”, ganándose así el respeto, cariño y compromiso del pueblo.

El discurso que estuvo acompañado de un exhorto que ordenó a los insurgentes que aún luchaban en los estados Aragua y Carabobo a deponer las armas y parar el derramamiento de sangre que se acrecentó cuando sus aliados pisaron Caracas, bastó para encender la llama revolucionaria que, 26 años después, continúa en el corazón de los venezolanos.

En memoria del “por ahora” que se convirtió en “para siempre” y en medio del ritmo del tambor, cánticos y consignas revolucionarias, Sergio Requena, presidente de Corpivensa, señaló la necesidad de darle continuidad al proceso socialista impulsado por el Comandante.

“En el próximo período profundizaremos, junto a nuestro Presidente Obrero, Nicolás Maduro, ese para siempre para hacer completamente irreversible la Revolución Bolivariana. Hoy decimos que ¡no volverán!, aquí en Venezuela reinará la Revolución y la democracia”, apuntó.

En este sentido, Coraima Flores, adscrita a la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC), indicó que “la Revolución es la única vía para solventar las situaciones adversas que se están generando en este momento”, por lo que exhortó al pueblo a trabajar en conjunto para preservar el socialismo bolivariano y los ideales del Comandante Hugo Chávez.

El sentir nacionalista y consciente sembrado por el líder revolucionario aquel 4 de febrero, así como las conquistas alcanzadas en materia de justicia social, igualdad y soberanía también fueron reconocidos por los trabajadores y las trabajadoras presentes en la conmemoración del “Día de la Dignidad Nacional”.

Evocando la epopeya heroica que significó el despertar de un pueblo oprimido, Orlando Ortegano, viceministro de Gestión Industrial Socialista del Ministerio del Poder Popular para Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas (Minppibes), aseguró que, hoy más que nunca, los venezolanos están dispuestos a defender su Patria de los ataques perpetrados por la oligarquía “cipaya”.

“Los hombres que nos hicimos pueblo y después gobierno gracias a nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez, decidimos construir el socialismo y lo haremos con Nicolás Maduro porque sabemos que es la única garantía de paz y de felicidad, no solo de nuestra Patria sino del mundo”, dijo en relación a la oficialización del Mandatario como candidato a las venideras elecciones presidenciales.

Wilmer Díaz, adscrito a la Oficina de Servicios, Seguridad y Salud en el Trabajo (Osesat), manifestó que, en homenaje al Comandante Chávez y en respaldo al Jefe de Estado, la tarea será trabajar y luchar para convertir a Venezuela en una potencia.

“Ahora más que nunca, los trabajadores nos levantaremos con ganas de seguir luchando por una Venezuela mejor, seguiremos día a día luchando para salir adelante”, comentó.

Reafirmando el compromiso de los trabajadores y trabajadoras, el titular del Minppibes, Juan Arias, expresó que la lealtad demostrada por los valientes soldados el 4 de febrero de 1992, debe ser el valor que guíe el accionar del pueblo en los tiempos venideros en aras de profundizar la Revolución.

“Los que queremos Patria debemos ser fieles al legado. La clase obrera es leal a las ideas del Hugo Chávez y del presidente Nicolás Maduro; y está dispuesta a impulsar la producción nacional para hacer irreversible nuestra Revolución”, finalizó.

La concentración de trabajadores y trabajadoras partió, pasadas las doce del mediodía, rumbo al Palacio Presidencial de Miraflores, dónde la marea revolucionaria sería recibida por el presidente de la República, Nicolás Maduro Moros.