Chávez, el Comandante que despertó la conciencia de un pueblo

Ángela Riera / Prensa Corpivensa._ Este lunes a las 4:25 de la tarde se cumplen cinco años de la partida física del Comandante quien despertó el bien más preciado obtenido por el pueblo venezolano en estos últimos tiempos, como lo es la conciencia en el rol de la corresponsabilidad en la firme decisión de seguir siendo un pueblo libre, independiente y dueño de su destino; ese comandante convertido en presidente invicto fue Hugo Rafael Chávez Frías.

Chávez, un líder bolivariano, zamorano, robinsoniano y profundamente antiimperialista; amado y admirado por los pueblos con espíritus libres, alcanzó su victoria más grande hace cinco años cuando se hizo Eterno en la historia universal ante aquellos que pensaban que al matarlo físicamente podían detener el proceso que hoy se gesta en la República Bolivariana de Venezuela, como vanguardia y modelo de autodeterminación de un pueblo soberano que le hace frente al tigre de papel por enésima oportunidad y que sin duda vencerá como lo viene haciendo desde 1810.

Modelo Bolivariano

Inspiración de un movimiento militar, que logró ganarse el corazón del pueblo venezolano gracias a su valentía y responsabilidad al enfrentar el caradurismo del modelo gubernamental de la IV República, para luego encabezar la Revolución Bolivariana, en su empeño por generar condiciones de igualdad, justicia y equidad social tanto en Venezuela, América Latina, el Caribe y el mundo. Meta fijada que le dio un saldo positivo y un papel protagónico en la política internacional, al demostrar que la construcción de un mundo pluripolar, multiécnico y la unión de los pueblos, es posible.

Modelo Bolivariano, calificado como amenaza para el imperialismo salvaje, que justifica las agresiones permanentes contra la Revolución; y que van desde el bloqueo económico y financiero coyuntural, hasta la guerra mediática declarada a Hugo Chávez, desde que decidió declararse antiimperialista e impulsor de un proceso irreversible, bandera de la unidad y en pro de una visión distinta en la construcción de un modelo socialista, humanista basado en el desarrollo endógeno y no bajo las directrices del Tío San.

Bandera de lucha que se incrustó en la memoria, alma y corazón de la clase trabajadora, unida, liberada y liberadora del pueblo de Bolívar, que asumió el testigo del Comandante Eterno junto al primer Presidente Obrero, Nicolás Maduro, para seguir impulsando y fortaleciendo el rumbo de la nación que lidera las batallas ante el imperialismo por la autodeterminación de los pueblos.